ISAGS | SOBRE LA UNASUR

La Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR) es un organismo regional formado por los doce países de Suramérica, que tiene por objetivo construir, de manera participativa y consensual, un espacio de articulación en el ámbito cultural, social, económico y político. El bloque tuvo su Tratado Constitutivo firmado en Brasilia, el 23 de mayo de 2008, durante la Reunión Extraordinaria del Consejo de Jefas y Jefes de Estado y de Gobierno. El 11 de marzo de 2011, el tratado entró en vigor. En octubre del mismo año, el bloque alcanzó el estatus de observador en la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Entre las prioridades de la UNASUR, están el diálogo político, las políticas sociales, la educación, la energía, la infraestructura, el financiamiento y el medio ambiente, con miras al desarrollo de la paz y la seguridad, la eliminación de las desigualdades socioeconómicas, la promoción de la inclusión social y la participación ciudadana, además del fortalecimiento de la democracia y la reducción de las asimetrías en el marco de la soberanía y la independencia de los Estados.

El bloque está formado por el Consejo de Jefes y Jefas de Estado y de Gobierno por el Consejo de Ministros de Relaciones Exteriores, por el Consejo de Delegados, por la Secretaría General y por la Presidencia Pro Tempore, que es ejercida cada año por uno de los Estados miembros, con seguimiento por orden alfabético. Por la diversidad de sus países miembros, el organismo posee cuatro lenguas oficiales: el español, el holandés, el inglés y el portugués.

ESTRUCTURA

Consejo de Jefas y Jefes de Estado y de Gobierno

Es la instancia máxima del bloque, lo que refuerza su carácter intergubernamental. El Consejo tiene entre las principales funciones la determinación de la línea de actuación política, de los planes de acción, además de las decisiones sobre las propuestas de otros consejos. Sus reuniones son anuales, pero se pueden realizar extraordinariamente por pedido de un Estado miembro a la Presidencia Pro Tempore y con el consenso de todos los otros Estados.

Consejo de Ministras y Ministros de Relaciones Exteriores

Es responsable de adoptar resoluciones para implementar decisiones del Consejo de las Jefas y Jefes de Estado, desarrollar y promover el diálogo y el acuerdo en temas regionales e internacionales, aprobar el presupuesto anual para el funcionamiento del bloque y crear Grupos de Trabajo en el marco de las prioridades establecidas por el Consejo de Jefas y Jefes de Estado. Sus reuniones son semestrales, pero la Presidencia Pro Tempore puede convocar reuniones extraordinarias con la petición de mitad de los Estados Miembros.

Consejo de Delegados

Está formado por un representante de cada país y tiene por función entablar negociaciones previas, elaborar proyectos de Decisiones y Resoluciones y Reglamentos a ser apreciados por el Consejo de Ministros de Relaciones Exteriores, coordinar a los Grupos de Trabajo, entre otras funciones. Sus reuniones son preferentemente bimestrales y, en general, en el país mandatario de la Presidencia Pro Tempore.

Secretaría General

Ella ejecuta los mandatos que les asignan los órganos del bloque y ejerce su representación por delegación expresa de los mismos, además de ocuparse de la preparación de reuniones y archivos de los documentos del Bloque, entre otros. El Secretario General es indicado por el Consejo de Ministras y Ministros de Relaciones Exteriores y aprobado por el Consejo de Jefas y Jefes de Estado y de Gobierno (o Consejo de Presidentes). Él ejerce la función por un periodo de dos años, renovable una vez, y no puede ser sucedido por una persona de la misma nacionalidad.

Presidencia Pro Tempore

Es ejercida por uno de los Estados Miembros cada año, siguiendo el orden alfabético de los nombres de los países. Entre sus responsabilidades está la de presidir reuniones, presentar el programa anual de actividades de la UNASUR a los Consejos de Cancilleres y Delegados, representar al bloque en eventos internacionales, asumir compromisos y firmar declaraciones con terceros.

Consejos sectoriales

La UNASUR cuenta con consejos sectoriales, que son instancias políticas de consulta y consenso compuestas, en general, por los Ministros de los Estados Miembros en las respectivas áreas de integración de sus respectivos sectores. En sus estatutos, están definidos los principios y objetivos basados en los valores acordados en el Tratado Constitutivo.

Consejo de Salud Suramericano

Consejo Suramericano de Desarrollo Social

Consejo Suramericano de Infraestructura y Planeamiento

Consejo Suramericano de Educación

Consejo Suramericano de Cultura

Consejo Suramericano de Ciencia, Tecnología e Innovación

Consejo Suramericano en Materia de Seguridad Ciudadana, Justicia y Coordinación contra la Delincuencia Organizada Transnacional

Consejo sobre el Problema Mundial de las Drogas

Consejo de Defensa Suramericano

Consejo Suramericano de Economía y Finanzas

Consejo Energético Suramericano

Consejo Electoral

Historial y Antecedentes de la UNASUR

A lo largo de la historia, cuando se hablaba de integración regional, la demarcación de estas regiones ora se restringía a un pequeño grupo de países, como aquellos del Cono Sur, los Andinos o los de la Región Amazónica, ora extrapolaba a toda América Latina, incluyendo el Caribe.

Desde la década de 1960 varias iniciativas buscaron diferentes modelos de integración regional, como la Asociación Latinoamericana de Libre Comercio (ALALC), la Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI), el Mercado Común del Sur (Mercosur), la Organización del Tratado de Cooperación Amazónica (OTCA) y la Comunidad Andina de Naciones (CAN).

Suramérica como región política comenzó a tomar forma en el año 2000 con la I Reunión de Presidentes de Suramérica realizada en Brasilia. De acuerdo al Comunicado emitido por los Jefes de Estado y de Gobierno, “su realización resultó de la convicción de que la contigüidad geográfica y la comunidad de valores conducen a la necesidad de una agenda común de oportunidades y desafíos específicos, en complemento a su tratamiento en otros foros regionales e internacionales”.

El proceso ha cobrado impulso en 2004, en la III Reunión realizada en Cusco, en el Perú, en la que los doce Presidentes allí reunidos decidieron formar la Comunidad de Naciones Suramericanas (CASA), que se transformó en la UNASUR en la Reunión Extraordinaria del Consejo de Jefas y Jefes de 2008, en Brasilia. De acuerdo al Tratado Constitutivo, así se afirmaba la “determinación de construir una identidad y ciudadanía suramericanas y desarrollar un espacio regional integrado (...) para contribuir al fortalecimiento de la unidad de América Latina y Caribe”.

Es importante notar que la iniciativa subcontinental no se da en detrimento de América Latina ni de los esfuerzos de integración ya existentes en Suramérica, como el Mercosur y la CAN. Los compromisos de estas instancias son distintos en contenido y densidad, lo que no impide que, en el futuro, aquellos de la UNASUR se adensen y produzcan una convergencia con los de la CAN y del Mercosur.

UNASUR se está revelando un instrumento para la solución pacífica de controversias regionales y para el fortalecimiento de la protección de la democracia en Suramérica. Poco después de su creación, la organización desempeñó un importante papel mediador en la solución de la crisis separatista de Pando, en Bolivia, en 2008.

En 2009, en la llamada Decisión de Bariloche, los líderes del continente se comprometen a “establecer un mecanismo de confianza mutua en materia de defensa y seguridad”, a abstenerse del uso de la fuerza y elaborar una estrategia suramericana de lucha contra el tráfico ilícito de drogas, entre otras. Ya se ha avanzado mucho en este campo, como la reciente institución del Registro Suramericano de los Gastos en Defensa y la inauguración del Centro de Estudios Estratégicos en Defensa (CEED) en Buenos Aires.

En 2010, una crisis institucional en Ecuador y un golpe de Estado en Honduras generaron una reflexión sobre el mantenimiento de la normalidad democrática. La respuesta de la UNASUR fue rápida: en el mismo año, los Jefes de Estado del bloque decidieron incorporar el Protocolo Adicional al Tratado Constitutivo Sobre el Compromiso con la Democracia, en el cual se establecieron medidas concretas a adoptarse por los Estados Miembros de la UNASUR en situaciones de ruptura del orden constitucional. Se adoptó el Protocolo en la Cumbre de Georgetown en la Guyana, en noviembre de 2010.

También una prioridad del grupo, la cooperación y la solidaridad continental se materializaron, sobre todo después del terremoto que devastó a Haití en febrero de 2010, considerado unas de las mayores catástrofes de las Américas. En agosto del mismo año, los líderes de Suramérica crearon la Secretaría Técnica UNASUR-Haití. En total, los Estados miembros crearon un fondo de 100 millones de dólares en la implementación de 144 proyectos que se establecieron de acuerdo a las prioridades del propio gobierno haitiano. Otros 77 proyectos están en vías de implementación.

En 2014, en el contexto de inestabilidad política de Venezuela, la UNASUR envió una misión de cancilleres al país para asesorar en la promoción de un ambiente pacífico, favorable al diálogo entre el gobierno y los distintos actores políticos, económicos y sociales.

LOGIN
MAPA
Usuario:
Contraseña:
FACEBOOK
TWITTER
Instituto Suramericano de Gobierno en Salud
Av. Rio Branco,151, 19º andar, Centro - Rio de Janeiro, RJ
Brasil - CEP 20040-911. Tel.: + 55 21 2505-4400
® 2011 Instituto Suramericano de Gobierno en Salud. Todos los derechos reservados Desarrollo Integração Web